Filipinas no es solo playas.

La vida en la mayor cordillera montañosa de Filipinas no es fácil, basada en la subsistencia a base de lo obtenido por la tierra y la ganadería, donde las casas se pierden diseminadas entre las montañas, la familia se vuelve un pilar esencial y el tiempo parece que transcurre a otro ritmo.